miércoles, 28 de junio de 2017

[504] LOS CAJEROS AUTOMÁTICOS

Si hay algo que caracteriza al mundo de las profesiones colegiadas en España es su estructura de representación. Una estructura consolidada en una tradición histórica que no siempre va acompañada de la implementación de las nuevas tecnologías y de la adecuación a la realidad que la Sociedad y el colegiado actual demanda.
Organizada generalmente en cascada, surgen Consejos, Colegios, Demarcaciones, que con ámbitos territoriales distintos abarcan, no siempre respetando sus competencias, a todo el Territorio.
Y con ellos surgen Decanos y Presidentes, que con la mejor voluntad de las posibles se encuentran con una maquinaria funcionando y que la inercia les lleva a ni siquiera plantearse si esa maquinaria convendría ser mejorada o incluso sustituida.
Y aparecen opiniones enfrentadas sobre la bondad del actual sistema territorial frente a por ejemplo la colegiación única. Opiniones radicales que no encuentran en la contraria lo bueno que ambas tienen y que unos por otros la casa se queda sin barrer.
Y mientras tanto el colegiado de a pie asiste impasible a como se mantienen estructuras obsoletas, con falta absoluta de coordinación intercolegial y teniendo que escuchar el mantra de algunos dirigentes de que este es el mejor Colegio de España y que lo que hagan los demás no es nuestro problema.
Pues si es nuestro problema, porque los fuegos en el bosque no se apagan a pie de árbol, hacen falta también hidroaviones, y es el trabajo coordinado entre todos el que obtiene sus frutos, dejando a un lado afanes endogámicos de protagonismo y abogando porque la generosidad sea el rasgo más deseado para nuestros dirigentes.
La optimización de recursos, lideradas por los Consejos y auspiciada por convicción por todos los Colegios y Demarcaciones territoriales, hará que nuestras Instituciones hagan frente al mayor problema con el que se enfrentan nuestras profesiones y que no depende de factores externos, el desapego del colegiado con sus dirigentes y órganos de gobierno.
Aunque la solución no pasa por el colegio único, se debería llegar a poder unificar el 80% de los recursos y procedimientos. Actualmente puede que estemos en el 1%. Solo así tendrán razón de ser las actuales estructuras colegiales. Y que no se nos olvide que siempre será mejor que esa iniciativa la tomen los afectados a que venga impuesta por directivas políticas externas.
La territorialidad de los colegios profesionales afianzada durante años como benefactora del servicio próximo al colegiado y a la Sociedad la estamos poniendo en peligro por no aplicar el sentido común y la generosidad en la optimización de recursos intercolegiales. ¿Os imagináis una gran entidad bancaria con una única sede en España sin cajeros automáticos?

Rafael González Millán. Arquitecto

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Agrupaciones, uniones de agrupaciones... y un largo etcétera, todo dentro del seno de los Colegios. Si, la verdad es que todo esto sobra.

Rafael Gonzalez dijo...

Estimado anonimo, si despues de leer el post esta es tu reflexión, nos alegra saber que vamos por el buen camino aunque tu no lo compartas.

Felipe Quero dijo...

Artículo lamentable y tendencioso, sobretodo viniendo de una organización "paracolegial" como es una agrupación, pero mi reflexión es: colegio único y limpio de agrupaciones, asociaciones, delegaciones y demás enredos que no sirven para nada, cuestan dinero y sólo sirven para que unos pocos se nutran de "esto". Que hartazgo... A ver si nos ponemos a trabajar, y nos dejamos de tonterías vacías de contenido e interés.

Rafael Gonzalez dijo...

Felipe, te rogaria que fueses mas respetuoso con mi opinion que firmo y en la que creo. Me imagino que habrás tenido una mala experiencia con las agrupaciones por su independencia y no se si seras o habras sido cargo colegial, pero quiero aprovechar la ocasión para preguntarte, ¿cuando te refieres a Colegio único, te refieres a un solo Colegio en España o a un Colegio por provincia/comunidad autónoma sin proyecto común con el resto de Colegios? Respecto a lo que cuesta una agrupacion te dire que puede suponer el 0,2% del presupuesto de un Colegio. Ademas si no estas de acuerdo con las agrupaciones ¿por que sigues a blogdelaunion?

Anónimo dijo...

Pues este comentarista anónimo está de acuerdo en todo con el ponente, desde la escasa confianza y nula vinculación de los miles de colegiados en las decenas (pocas, en comparación) de dirigentes colegiales; hasta la necesidad imparable de modernización, no de los procedimientos, si no de la mentalidad de los propios dirigentes, que, la mayor parte de las veces, con las de siempre honrosas excepciones, persiguen más su propio beneficio personal y progresión profesional que los intereses globales del colectivo, no digamos los particulares de los colegiados.
Es esto lo que percibimos los colegiados, no le demos más vueltas.¿Colegio único? No, registro público profesional y colegio honorífico.

dosg dijo...

OPCIÓN 1: Colegiación obligatoria gratuita en un colegio único nacional.
Visado centralizado en el colegio único.
Delegaciones territoriales de servicios voluntarios(asesoramiento legal, urbanístico, técnico...), coordinadas por el colegio único. Estas delegaciones deben ocuparse a su vez de la formación y las actividades culturales.

OPCIÓN 2:Si no somos capaces de llegar a lo anterior, entonces registro público profesional dependiente del Gobierno, eliminación del visado colegial (y supongo que sustitución por entidades colaboradoras de supervisión de proyectos) y colegiación voluntaria. Y esto supondría el fin del 80% de los colegios actuales y los restantes tendrían que optar por asociarse, llegando a una situación similar a la opción 1, pero sin controlar el visado y sin fuerza representativa.

Jesus A. Izquierdo dijo...

El proceso de convergencia es más que deseable. Los criterios, formularios y demás documentación de visado deberían ser homogéneos en toda España para hacer este procedimiento lo más fácil a los arquitectos. Estoy de acuerdo con Rafael en que esto no está reñido con la representación territorial de la profesión por medio de los colegios, ya que es la mejor manera de defender los intereses de la sociedad y los arquitectos en sus ámbitos de actuación.
La OPCIÓN 1 de "dosg" es un estado final al que llegar (con sus matices) pero antes hay un camino previo que se debe recorrer y este pasa por compartir recursos. Existen las herramientas y sugiero que si hay colegios interesados en esta convergencia, que empiecen a hacerlo.
Es una discusión muy vieja pero de plena actualidad.

Publicar un comentario