viernes, 12 de abril de 2019

[542] Mapa de gestión catastral

Recientemente el Ministerio de Hacienda ha puesto en funcionamiento una plataforma denominada "mapa de gestión" como cuadro de mando del nuevo modelo de mantenimiento propuesto por la Dirección General del Catastro con el fin de habilitar un mapa digital que se constituya en el elemento central de la gestión catastral, donde los diferentes agentes tramitadores de alteraciones catastrales pongan de manifiesto las inconsistencias entre la información catastral y la realidad inmobiliaria y donde pueda desarrollarse el proceso de su resolución.
Esta aplicación es, en esencia, un mapa que pretende reflejar alteraciones catastrales no declaradas ni comunicadas en plazo así como sus documentos asociados. Se trata de una herramienta que conecta varios sistemas de información del catastro, y que está desarrollada en tecnología web, lo que permite su uso por personal de las Entidades Locales.
Las incidencias para el "mapa de gestión" son todas aquellas operaciones susceptibles de ser incorporadas al catastro, pero, que todavía no han sido declaradas o comunicadas, no estando pensado por el momento como un mapa de expedientes en tramitación.
Una vez comprobada la gran utilidad de la herramienta, consideramos que a la vez que en la misma ya esta implementada la coordinación con el Registro de la Propiedad, el Ministerio de Hacienda debería hacer un esfuerzo más en implementar en la aplicación informática una linea de coordinación con las administraciones locales otorgantes de licencias de obras y considerar que en una parcela catastral se inicia una incidencia en el momento del otorgamiento de la licencia de obras y no cuando los hechos susceptibles de alteración catastral ya están consumados.
Una representación planimetrica de todas las licencias de obras solicitadas y concedidas, con seguimiento de las mismas, de sus plazos de ejecución y de sus fechas de terminación, facilitaría mucho a las administraciones locales el apoyo a la actualización del Catastro que se ofrece desde las mismas al Ministerio.

lunes, 8 de abril de 2019

[541] Urbanismo y patrimonio público

Programa
1.NOCIONES BÁSICAS SOBRE EL PATRIMONIO DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS.
Bienes demaniales: uso público y servicio público.
Bienes patrimoniales.
2.ADQUISICIÓN Y ENAJENACIÓN DEL PATRIMONIO DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS.
Modos de adquisición onerosa y gratuita de inmuebles.
Modos de enajenación onerosa y gratuita de inmuebles.
Principio de libre concurrencia como norma; adjudicación directa como excepción.
3.USO Y DISFRUTE DEL PATRIMONIO DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS.
Uso y disfrute de los bienes de dominio público.
Uso y disfrute de los bienes patrimoniales.
El uso del patrimonio vinculado a contratos públicos.
4.URBANISMO Y PATRIMONIO PÚBLICO.
Licencias urbanísticas y ambientales sobre el dominio público.
Adquisición de suelo de acuerdo con las cesiones obligatorias de aprovechamiento urbanístico en las distintas actuaciones y en los distintos tipos de suelo urbano y urbanizable.
Patrimonio público del suelo.
Derecho de superficie.
Expropiaciones urbanísticas. Expropiación rogada.
Ocupación directa.
Adquisición en pago de deudas urbanísticas.
Interesante Jornada que se celebrará en Valencia el miércoles 8 de mayo de 2019, impulsada por la Junta Directiva de la Agrupación de Arquitectos al Servicio de las Administraciones Públicas de la Comunidad Valenciana dentro del Plan de Formación del Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana (COACV), y en colaboración con el Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia (CTAV) y con la Excma. Diputación Provincial de Valencia, 

viernes, 5 de abril de 2019

[540] Sobre palos y velas

Un informe de licencias no es una tutoría de fin de carrera, se supone que un profesional titulado y competente está capacitado para redactar un proyecto COMPLETO, ORDENADO y de LECTURA CLARA que cumpla al 100% con la normativa urbanística vigente, con la de accesibilidad, con la de eficiencia energética, con el CTE y con el sum sum corde. Y para eso lo suscribe (y se supone que cobra sus honorarios por ello) BAJO SU TOTAL RESPONSABILIDAD. El técnico municipal poco más tiene que comprobar más allá de la corrección del documento a efectos de su total comprensión en cuanto a su adecuación a los parámetros urbanísticos que afectan a la actuación: los de planeamiento, que otorgan al suelo en que se actúa la condición de solar, por un lado; y los de ordenación física, que imponen los límites a la altura, alineaciones, ocupación, volumen y ediicabilidad, todos ellos claramente definidos por las ordenanzas del PGOU. Si se actúa en un entorno físico o patrimonial sensible o sometido a protección especial, aplicar el protocolo establecido para estos casos, que suelen ser objeto de informe complementario de una Comisión multidisciplinar ajena al técnico informante. Este trabajo no es complicado, y debe de ser absolutamente objetivo. La interpretación de la normativa puede ser necesaria en muy determinados casos, todos ellos de características excepcionales, y la solución que se acuerde al respecto debe quedar definida con celeridad y exactitud en el informe que se evacúe, después de ser objeto de consulta, discusión y consenso. Es una labor que precisa de saber, de buen hacer y de eficacia por parte del técnico municipal, más que de un excesivo tiempo que sólo sirve para marear la perdiz. El Ayuntamiento, por su parte, debe controlar los tiempos que se consumen en cada uno de los trámites administrativos que conforman el proceso de concesión de licencias y asegurar la continuidad de su curso sin interrupciones temporales excesivas, corrigiendo las carencias de personal o de infraestructura que se detecten con el fin de prestar el servicio a la ciudadanía en el menor tiempo posible, y por supuesto, dentro de los plazos legalmente establecidos. Ni más ni menos, son las reglas de gobierno y funcionamiento aplicables a cualquier barco que debe llevar a buen puerto su carga, entregándola a tiempo y en óptimas condiciones, como así lo estipula el contrato establecido. Y quien las incumpla, responda por ello ante la autoridad competente.

viernes, 11 de enero de 2019

[539] ¿Como incluir en un documento de 20 hojas A4 toda la documentación necesaria para la obtención de una licencia de obras?

Recientemente escribíamos en la redes sociales el siguiente texto "Se necesitan 625 hojas tamaño A4 en un proyecto arquitectónico para ejecutar 500 m² construidos, es decir un CLC (Coeficiente de Locura Colectiva) de 1,25."
Más allá del carácter surrealista de su redacción, el párrafo encierra una realidad a la que muchos de los arquitectos que elaboramos informes para la concesión de licencias de obras, nos venimos enfrentando día a día.
Parafraseando al filósofo y escritor francés Blaise Pascal, podríamos encontrar alguna explicación lógica a esta circunstancia y se nos ocurre que en muchas ocasiones, "se hacen proyectos de arquitectura más largos de lo usual porque no se tiene tiempo para hacerlos más cortos".
Con la aparición del Código Técnico de la Edificación, el problema se ha disparado y la reducción del numero de hojas del proyecto parece que tan solo se pueda atajar con márgenes mínimos, dobles caras y tamaños de letras de microfilms.
Somos conscientes de la dificultad que implica reducir documentación que la propia legislación te obliga a incluir al menos en el proyecto de ejecución pero sobre el proyecto básico creemos que se puede hacer algo al respecto para obtener entre otros beneficios, una agilización y simplificación en la tramitación de licencias de obras.
La pregunta del título de este artículo ¿Como incluir en un documento de 20 hojas A4 toda la documentación necesaria para la obtención de una licencia de obras?, es un reto complicado pero creemos que no imposible de alcanzar y emplazamos a quien esté interesado en su solución a que lo intente. 
No se trataría, (en esta primera fase), de realizar un básico en 20 hojas A4 (que todo llegará), sino de elaborar lo que podríamos denominar un resumen administrativo que se incorporaría al básico y que sería la única documentación que tendría que examinar el técnico municipal a la hora de informar el proyecto para la concesión de la licencia de obras. 
Por deformación profesional no nos resistimos a plantear a los valientes, unas características recomendables de este resumen administrativo.
■Modelo estandarizado formato A4 autorrellenable independiente del PEM y de la envergadura del proyecto.
■Declaración responsable del técnico proyectista del cumplimiento del CTE. 
■Declaración responsable del técnico proyectista sobre las circunstancias y normativas urbanísticas de aplicación, así como que el proyecto completo del que forma parte el “resumen administrativo” no altera ninguna determinación de las recogidas en dicho resumen. 
■Memoria y planimetria esquematica de exigencias del CTE en el proyecto básico que hagan viable su complimiento en el de ejecución. 
■Datos de la antigua hoja de estadística.
■Datos para el alta catastral. 
■Datos para la inscripcion registral.
■Propuesta de informe estandarizado a validar por el técnico municipal. 
■Planimetria esquematica de plantas, alzados y secciones en formato A4 vertical con rangos de escala 1/100 - 1/1000 (múltiplos de 100), según dimensiones del proyecto. 
■Tabla resumen de parámetros urbanísticos del proyecto y de la normativa de aplicación. 
■Alineaciones y rasantes en la edificación con proyección horizontal de los volúmenes salientes construidos. 
■Leyenda del tipo -1, 0, 1, 2, 3, para establecer número de planta dentro de cada alineación, así como elementos singulares como balcones, porches,… 
■Cotas de las dimensiones necesarias para comprobar rápidamente la exactitud de los datos reflejados, sin que sea preciso efectuar sumas o restas parciales entre las cotas señaladas para obtener otras que intervengan como factores de comprobación.
Y para terminar, ante de colapsar las redes con protestas de nuestros compañeros arquitectos proyectistas, quisiéramos recordarles que nada de lo aquí recogido supone elaborar nuevos documentos  que no se incluyan ya en los proyectos básicos. Un resumen a modo de comprobación puede llegar a ser hasta beneficioso para el proyectista a la hora de detectar errores y tan solo implicaría un esfuerzo por estandarizar y ordenar la documentación presentada, que redundará en el beneficio de todo el proceso edificatorio y en especial, en la agilización y simplificación en la tramitación de licencias de obras desde el convencimiento de que la Arquitectura no se debe valorar por el peso del papel que la define.
Rafael Gonzalez Millan. Presidente de la UAAAP/CSCAE