viernes, 19 de octubre de 2012

[255] EL TIMO DE LA ESTAMPITA

"Respeto el trabajo de quienes han estado intentando con sus programas de cálculo hacer llegar estos conceptos a la rutina de trabajo de todos los que estamos en la construcción, respeto el avance que supone, claro que sí, pero… de verdad, señores..¿a quién le va a importar lo que diga un señor que ha hecho un curso de DIEZ HORAS para decir si una casa es A,B,C o F? Perdónenme, pero hasta para diferenciar la gama de Mercedes Benz que usa la misma terminología, hace falta más estudio.

Las bases sobre las cuales vamos a tasar nuestro parque inmobiliario por este camino son estúpidas. Vamos a perder la oportunidad de hacer mirar a nuestras viviendas al sol que nos calienta para hacer gastar a sus propietarios … ¿100 euros?. Para simplemente conseguir la dichosa estampita. ¿Porque le damos un valor añadido?: no. Simplemente porque ahora lo exige la Ley. Otra Ley. Otra imposición."
¿Tendrá razón este compañero en su artículo de opinión sobre el nuevo certificado de eficiencia energética en edificios existentes que se exigirá a partir de enero de 2013 para compraventa y alquileres de inmuebles como informábamos en [245]?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No se si lo que voy a comentar es un tema colateral, pero hace unos días asistí a una charla informativa sobre eficiencia energética en la edificación y, para mi sorpresa, parece ser que en lo que respecta a diagnósticos y auditorías energéticas no se tiene en cuenta las características constructivas de los edificios sino, exclusivamente, la eficiencia de las diversas instalaciones del edificio. Espero que con la certificación de eficiencia energética de los edificios existentes no sigan ese mismo patrón, porque me parece un auténtico disparate...

Víctor Moreno dijo...

Pues me temo que no sólo van por ahí los tiros, sino que la relajación en el control sobre el nuevo certificado es enorme. El criterio empieza a ser ya alarmante: construyan lo que quieran y como quieran, implementen las instalaciones que necesiten, y suplan su consumo con renovables. ¿Qué quiere esto decir?. Que un edificio que consuma mucho pero genere mucho es tan eficiente como uno que no consuma nada. De locos. Al menos en nuestro clima, en el que no estamos obligados a consumir.

Anónimo dijo...

Deacuerdo en todo con el comentario 255 EL TIMO DE LA ESTAMPITA.

Lo importante para los gobernantes es que se consuman muchos recursos energeticos que les generen beneficios y por eso han dejado de apoyar las energías renovables. Aún así, tienen la cara de intentar hacer creer a la ciudadania que les interesa la eficiencia energética, pero esto solo lo han debido poner por la parte del I.V.A. que se llevaran de los cientos de miles de certificados.

Claramente esta certificación no es más que una manera de sacar dinero a los propietarios, ya que no sirve para nada. No se puede certificar un edificio construido hace años sin tener información de los materiales que se utilizaron en la construcción. Por ejemplo, no se puede romper una pared para verificar si lleva camara con poliuretano inyectado o no. El certificador autorizado no se va a quedar en la vivienda varios días verificando si en invierno es fría o no. Todas las certificaciones son subjetivas. Como es lógico si una vivienda tiene orientación norte será mucho menos eficiente que una con orientación sur(soleada), pero para esto no hace falta que te lo diga nadie cobrando, solo hay que tener un poco de sentido común del que carecen la mayoría de ciudadanos (Es triste). De esto se aprovechan los listillos y así justifican impuestos encubiertos como este del curioso certificado.
Solo tiene sentido este certificado si se aplica a obra nueva en la que se conocen todos los datos y aún así el constructor puede falsearlos, ya que el certificado no lo realiza ningún organismo oficial.

Un saludo

CARLOS ALBERTO Navarro dijo...

Un impuesto más, está claro. Me jode tremendamente que haya "mentes preclaras" que no hagan más que idear nuevas memeces con el único objetivo de sacar cuartos al contribuyente. Cuando deja de interesar que los borreguitos vayan por un camino les dan con la vara para que vayan por otro, y así nos vá... Creo que está bastante claro, ¿no?.

Publicar un comentario