martes, 5 de marzo de 2013

[297] MANUAL DE CALIDAD DEL PROYECTO ARQUITECTÓNICO

Los Arquitectos en España hemos realizado tradicionalmente un trabajo con doble componente, humanística y tecnológica, que ha sido respetado y apreciado por nuestra sociedad y que ha supuesto el principal soporte para la generación, con visibilidad internacional, de la marca Arquitectura Española.
En los actuales momentos de transformación permanente, apreciamos la aparición continua de acciones normativas que introducen en nuestro sector la lógica de la desregulación, con cambios que podrían tener carácter estructural y afectar gravemente a la definición del entorno profesional delimitado por nuestras atribuciones.
En este contexto se hace especialmente necesario impulsar procedimientos de normalización, que permitan que la redacción de los proyectos de edificios redactados por Arquitectos, conlleven el atributo de calidad, en términos objetivables, mediante el uso de sistemas de planificación y control.
La sociedad contemporánea apreciará respuestas a niveles cada vez más exigentes de calidad, ya que exige que todos los procesos de producción estén en permanente revisión. Por la proximidad que nuestra profesión ha tenido siempre con ella, resultamos especialmente afectados por la evolución de sus inquietudes y requerimientos.
Nuestra forma de hacer, ha permitido dar respuesta con la misma eficacia a todo un amplio espectro de requerimientos profesionales, que van desde la pequeña intervención de ampliación o mejora en una vivienda, al proyecto de grandes desarrollos residenciales, hoteleros o comerciales.
Esta demostrada eficacia anima a nuestra sociedad a demandarnos la mejora constante de calidad en la revisión continua de los procesos productivos a los que hacíamos referencia.
Nuestra profesión, de forma colectiva, asume su compromiso histórico de utilidad a la sociedad y promueve los mecanismos que, en la lógica de esa revisión permanente de nuestra producción, repercutan no sólo en una mayor calidad, sino en una mayor visibilidad y en la demostración, en las claves de la sociedad actual, de que esta calidad se practica.
Por todo ello, y como profesión con la máxima capacidad facultativa dentro del sector de la edificación, especialmente en el grupo A de la LOE, nos hemos dotado de todo un sistema para la calidad, abierto y explícito, que cuenta entre sus herramientas con el Manual de Calidad para la Redacción de Proyectos, resultado de la labor realizada por un amplio grupo de expertos durante más de un año.
El Manual que se presenta se ofrece como un instrumento a disposición del proyectista para la redacción de Proyectos con un estándar para la organización de la información y la justificación del cumplimiento de la normativa. Este manual será, del mismo modo, referencia para el diseño de los sistemas de control de la calidad que la sociedad promueve, y que van desde el visado, como parte del sistema público de garantías a los ciudadanos, a otras posibles formas de control realizadas por entidades externas.
La estructura colegial está llevando adelante un proceso de convergencia en los procedimientos de visado que tendrá, entre otros objetivos, estandarizarlos en todos los Colegios de Arquitectos y facilitar la labor de los arquitectos que trabajan en distintos ámbitos territoriales.
Para ello, además de la elaboración del "Manual de Calidad para la Redacción de Proyectos", ha preparado las herramientas informáticas que permitirán a los arquitectos presentar sus proyectos en formatos que garantizan la compatibilidad con los sistemas de visado telemático en todos los Colegios.
Desde el día 1 de marzo estarán a disposición de los arquitectos, a través de sus Colegios, dichas herramientas informáticas, que podrán descargarse de forma gratuita.
En el convencimiento de que los arquitectos de España contribuirán una vez más con su esfuerzo y profesionalidad a la mejora de la calidad del ejercicio de la profesión y a la mayor utilidad social, el Consejo Superior y los Colegios de Arquitectos de España seguirán trabajando para el alcance de estos objetivos.
Fuente:CSCAE

1 comentario:

Carlos Fuentelsaz dijo...

Se han liado. El formato en pdf sirve para mantener una copia igual al original no para intercambiar información. La herramienta informática desarrollada obliga a una persona a colocar un marcador para cada uno de los apartados definidos en el manual. Así para que el visador revise la resistencia del terreno tendrá que buscar el marcador correspondiente que el arquitecto habra de haber colocado en el pdf. Una vez que el pdf se imprima la información del marcador deja de servir y el esfuerzo de hacer el pdf "revisable" desaparece.
Deberían utilizar el fide o algo similar basado en xml.

Publicar un comentario